Páginas

30 de enero de 1983

Nota de Olañeta

Nota de Olañeta al ministro chileno Irarrázabal

En compensación por la revocación formal de la Ley, Olañeta, concede el arreglo amistoso de los límites, ofreciendo aquellas concesiones que puedan ser favorables a la hermana de Bolivia, Chile, "pues 50 leguas, mas o menos de tierra no sería jamás para mi Gobierno un motivo que turbe la amistad o relaje los vínculos de fraternidad que lo ligan con el Gobierno de Chile"
Por ahora reclama el principio del uti posidetis, que todos los Estados americanos adoptaron como necesario a la conservación de la paz y a cimentar la buena inteligencia que debía reinar entre hermanos. Después hará por Chile en este negocio, cuanto le permita su amistad y buenas disposiciones.

30/enero/1843

of de Olañeta2

Oficio de Casimiro Olañeta

Además de las fuentes citadas, Olañeta añade el testimonio que pretende deducir de los términos en que las declaraciones de límites se hallan redactadas en las diversas constituciones del mismo Chile, y el de ciertos guías de forasteros bolivianos que prefijan como cosa sabida e indudable, los límites divisorios de Bolivia con Chile, no ya en los 26° consabidos, sino en los 25°35' de latitud sur. 
El diplomático boliviano termina su nota, pidiendo al gobierno que, en virtud de los datos y antecedentes que expresa y de muchos otros que podría añadir en comprobación de su reclamo, en virtud de todo lo expresado, pide al gobierno de Chile una franca resolución el negocio, designando que el río Salado colocado por los geógrafos en los 26°, es el verdadero límite que separa ambos territorios, que todo el Desierto de Atacama, desde el punto indicado hasta Mejillones, pertenece a Bolivia desde tiempo inmemorial, sin que haya contradicción ni dudas, y, por último, que pida a las Cámaras la revocación formal de la ley que ha sido motivo eficiente del reclamo.

30/enero/1843

Of de Olañeta1

Oficio de Casimiro Olañeta

El oficio de Olañeta, dice lo siguiente
"deseando alejar amistosamente los motivos que pudieran perturbar la buena armonía entre los gobiernos de Bolivia y Chile anhelaba aclarar el punto relativo a los límites de ambos países en el Desierto de Atacama, los cuales habían sido ultrapasados por el gobierno de Chile, llevándolos hasta la bahía de Mejillones, en vez de dejarlos en el río Salado a los 26° de latitud sur, según se hallaba antes demarcado". 
En apoyo de su pretensión, invoca Olañeta el principio del uti posidetis, según la cual, los Estados sudamericanos reconocen en materia de límites, la antigua demarcación de los virreynatos.

Olañeta pretende probar con fuentes, que el río Salado separa el territorio de Chile del de Bolivia; a los 26° de latitud sur; que todo el territorio de Atacama de norte a sur, ha pertenecido a la intendencia de Potosí, y que no hay duda en la interpretación que Letronne, Lesage y otros geógrafos, dan a como deben entenderse los límites designados entre los 24° y 21° por la parte de la cordillera, y los de Bolivia por la costa hasta el río Salado a los 26°.

30/enero/1842

1 de enero de 1983

Legación Olañeta

Envío de Casimiro Olañeta a Chile

Una vez que el Gobierno de Bolivia tomó conocimiento de la ley que declaraba chileno, a las guaneras descubiertas en el litoral de Atacama, dió lugar a reclamaciones diplomáticas de parte del gobierno del altiplano. Se envió a Chile al entonces al abogado don Casimiro Olañeta,  para que pidiera formalmente la revocación de esa ley.

xx/enero/1843