Páginas

15 de noviembre de 1998

Nota de Salinas

Invoca en seguida, el principio del uti posidetis, reconocido por los estados hispano americanos. Según este principio, Bolivia tiene el dominio y la posesión de todo el territorio que, bajo la jurisdicción de la Audiencia de Charcas, recibió en el régimen colonia la denominación Alto Perú, a cuya sección pertenecía el Partido de Atacama con su desierto, desde el río Loa hasta el Salado.
Para comprobar esta demarcación con el testimonio de autores españoles y chilenos, geógrafos, historiadores, "porque demostrando la extensión del territorio del Alto Perú ene l mar del sur, se comprueba la posesión de mero derecho que conserva Bolivia."
"El infrascrito no reclama, el distrito del Paposo poseído por Chile, reclama sí el litoral que se extiende desde el río Salado hacia el norte, que ha poseído Bolivia, no sólo civilmente, sino de un modo real y positivo como paso a demostrarlo..."
La costa de Atacama, desde Cobija hasta el Paposo, sólo era visitada por algunos buques peruanos que se proveían de licencia de las autoridades bolivianas para cargar huano en Angamos, isla de Lagartos y Santa María, a objeto de transportar al puerto de Islay el huano de que se proveían los agricultores de Arequipa. Cuando la Europa abrió sus mercados a este artículo, el francés M. Letrille, se hizo adjudicar en 1841 por las autoridades de Cobija, las huaneras de Angamos, y Orejas de Mar, y cargó de huano el buque inglés Hasburgo, siendo el primer especulador boliviano en este ramo"
La misma nota observa que, a principios de 1842, el gobierno de Bolivia celebró un contrato de sociedad con los señores Lanzetenca, Myers, Bland y Ca. y Barriolhet, para la exportación y venta exclusiva del huano de las referidas huaneras, sin que el Gobierno de Chile hubiese hecho reclamación alguna. Y esto pasó delante de los cañones del bergantin General Sucre que hacía respetar la soberanía de su bandera desde Loa hasta el Paposo, y a cuya circunstancia Salinas atribuye la reserva del gobierno chileno.
También se alude a la captura y fuga de la barca chilena Rumena, cuyo suceso, según declaración del gobierno de Chile, no motivó entonces reclamo alguno por haber pasado inapercibido.
Estos actos, Salinas los califica de comprobatorios de la posesión en que ha estado Bolivia del litoral de Atacama, asegurando que sólo en virtud de la ley del congreso chileno del 31 de octubre ded 1842 los especuladores chilenos traspasaron la línea divisoria del Paposo y motivaron los reclamos del gobierno boliviano.
Salinas cita las satisfacciones dadas por Chile, con motivo del hecho de la Janequeo, que había enarbolado la bandera chilena en el islote de Angamos, al sur de la bahía de Mejillones, y la satisfacción dada por el Ministro Vial, al reclamo de Bolivia de que los especuladores chilenos haciendo uso de licencias indeterminadas concedidas por el gobierno de Chile, explotaban de un modo ilícito las huaneras de Bolivia.

La nota califica de atentado, el acto de reposición en que la fragata Chile, puso a los explotadores chilenos ilegalmente aprehendidos por las autoridades de Cobija, y porque de paso se permitió construir en Mejillones un fortín, en que enarboló la bandera chilena. El señor Salinas halla contradicción entre este hecho y la satisfacción dada por el hecho de la Janequeo.
Del hecho de haberse trabajado tranquilamente las minas de cobre de Naguayan, Cerro Gordo, y Chacaya, situadas en la cerranía frente a Mejillones y Santa María, con la adjudicación de la autoridad de Cobija, deduce algo favorable al derecho posesorio de Bolivia, contrario al de Chile.

La nota de Salinas termina con una declaratoria contra la intervención de la corbeta de guerra chilena Esmeralda, en las explotaciones de Mejillones, "Estando Bolivia en posesión de los expresados puertos (Mejillones y Coquimbo) y minerales y en paz con Chile, fué invadida por sorpresa el 20 de agosto de 1847, de orden del Intendente de Copiapó, quien había enviado la corbeta de guerra Esmeralda, con instrucciones para apoderarse del mineral de Mejillones y puertos contiguos. En cumplimiento de esta orden, el comandante Goñi notificó a los mineros que trabajaban en dicho asiento, la prohibición de continuar en el trabajo, y su comparecencia ante las autoridades chilenas para responder al cargo resultante por el embarque de los metales. Por esta misma orden se apresó la fragata Sportsman de los Estados unidos, porque recibía a su bordo dichos metales con licencia de las autoridades bolivianas..... El resultado del apresamiento de la Sportsman fue que lejos de haber sido confiscada se la puso en libertad, reconociendo implícitamente con este hecho que no era puerto chileno. "

Salinas termina su nota calificando de usurpar facultades soberanas al intendente de Copiapó, debido al decreto chileno del Intendente de Atacama (de apellido Mira) que incorpora la bahía de Mejillones al departamento de Caldera, al que agregaba una nueva subdelegación desde el grado 23 latitud sur.
"no ser creíble que esa conducta motivada por el deseo de apoderarse de un mineral que progresaba, merezca la aprobación del ilustrado gabinete de Santiago, porque si dignidad y su honor se elevan más alto, que el interés de señorear mineras que pueden agotarse mañana"
xx/11/1858

Nota de Salinas

Don Manuel Macedonio Salinas interpuso una nota de reclamación, en Santiago, al Ministro de RREE de Chile don Jerónimo Urmeneta, en noviembre de 1858, señalando los derechos bolivianos sobre el territorio de Atacama.
Su nota tenía por objeto pedir una contestación explícita sobre el reclamo pendiente para que se restituya a Bolivia el territorio de que se supone despojada por autoridades chilenas.
Hace presente, que "la benévola política del gabinete boliviano, provenía de la persuasión den que estaba de que el gobierno de Chile, no abusaría de su situación que le proporciona su inmensa superioridad marítima, para extender las fronteras en el litoral de Atacama, con agravio del derecho perfecto de Bolivia, y que presentará, aún a riesgo de fastidiar, muchos testimonios como medios de esclarecer la verdad y obtener justicia de una potencia que por su probidad e ilustración, están muy lejos de reconocer la fuerza material como regla de sus conveniencias."

xx/11/1858

15 de abril de 1998

Legación Salinas

Legación boliviana en Chile de don Manuel Macedonio Salinas, para reclamar los derechos territoriales, y obtener la desocupación chilena del área de Mejillones. Nuevamente Chile rehusó atender la reclamación boliviana. Fue enviado a comienzos en 1858.

xx/xx/1858