Páginas

29 de noviembre de 2012

Nota de Riva Agüero

Decía Riva Agüero que el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, el señor Benavente, “ha solicitado suscribir un protocolo en virtud del cual el Perú se obligue a sostener a Bolivia y aún a aliarse con ella en el caso de que Chile pretenda ocupar el litoral boliviano... Sin embargo, debo anticipar a US. Que el Gobierno no podrá firmar un convenio en ese sentido, no porque le falte llegado el caso, voluntad decidida para ponerse al lado de la justicia y prestarle su concurso, sino porque prevalida de este apoyo Bolivia llevaría quizás muy lejos sus exigencias, haciendo inevitable una guerra, que debemos conjurar por todos los medios que estén a nuestro alcance…Así, pues, deberá US. manifestar a ese Gobierno la conveniencia que dé de mano a las negociaciones pendientes con el de Chile, al cual podría presentar categóricamente formulados los puntos que acepta Bolivia y los que rechaza, procurando llegar a una solución en el menor tiempo posible y por el camino de la conciliación. No debemos olvidar por un momento que todos nuestros esfuerzos deben propender a evitar un rompimiento que podría provocar una guerra, la que en último resultado sería perjudicial para las tres repúblicas”.

Nota del Canciller peruano José de la Riva Agüero, del 29 de noviembre de 1872 enviada a su representante en La Paz. 

20 de noviembre de 2012

Oficio a Legación peruana

Dando por cierto el propósito de Chile de apoderarse del litoral boliviano, 
"Si estas presunciones se realizaran, el Perú no podría permanecer espectador indiferente y se vería obligado a sostener a Bolivia en guarda de intereses que nos serían comunes, pues no podríamos permitir que Chile rompiendo el equilibrio americano, se hiciera dueño de un litoral que no le pertenece. El Perú ofrecería en el acto su mediación y en caso que no fuere aceptada por Chile y se pretendiese por éste seguir ocupando aquel litoral, la consecuencia inevitable y necesaria sería por nuestra parte una alianza con Bolivia. "

Un oficio de la cancillería peruana a su legación en Santiago del 20 de nov de 1872

19 de noviembre de 2012

Lima, consejo de Ministros

"El ministro de Relaciones Exteriores atendida la gravedad del asunto, se había abstenido de dar una contestación inmediata (al ministro boliviano Benavente) y había solicitado un plazo para contestar con el objeto de someter el asunto a la deliberación del consejo. Discutida la cuestión de un modo detenido y alegadas por S.E. el Presidente y los miembros del Consejo, las razones de justicia, de política y de conveniencia que asisten al Perú para no permanecer frío espectador en un asunto de vital importancia para Bolivia, y de gran trascendencia para aquel, se acordó contestar al Ministro boliviano que el gobierno del Perú no tendría inconveniente para ordenar la internación de  los bolivianos que se habían armado para derrocar las instituciones del país, y que continuaban en esa actitud, abusando del asilo que han buscado, y obtenido en el Perú, siempre que el gobierno de Bolivia lo demandara formalmente,; y que el gobierno peruano prestara su apoyo al de Bolivia para rechazar las exigencias de Chile que considere injustas y atentatorias a la independencia de Bolivia: con lo que concluyó el acto.

Acta del Consejo de Ministros de 19 de noviembre de 1872

Lima, consejo de Ministros

Además según lo dicho por Benavente al Ministro de RREE:
"estos graves acontecimientos no podían dejar de afectar los intereses del Perú, que se hallan íntimamente ligados con la independencia e integridad de Bolivia; además de influir sobremanera en la supremacía que el Perú tiene, y está llamado a conservar en el Pacífico; que el gobierno de Bolivia aliado siempre a la política franca y noble del Perú está ahora decidido a seguir los sanos consejos de esta república, y cuenta con su poderosa ayuda en la contienda a que quiere conducirlo el tono imponente de Chile; y que estaba cierto que las pretensiones del gobierno chileno cesarían desde que supiese que el Perú no dejarí­a solo a Bolivia en esta cuestión; que desde luego el gobierno debí­a impedir que los bolivianos asilados en la costa del sur continuasen perturbando desde su asilo la tranquilidad de Bolivia, mandando que sean internados a una distancia desde donde no les sea fácil continuar sus maniobras; y que podí­a ejercer sus buenos oficios ofreciendo su mediación para que se termine, de una manera pací­fica, los arreglos entre Bolivia y Chile..."

Acta del Consejo de Ministros de 19 de noviembre de 1872 

Lima, consejo de Ministros

"agregó el Ministro de Relaciones Exteriores que, en una conferencia que le hab­ía invitado el ministro boliviano Benavente, le ratificó éste las noticias de nuestro enviado en Bolivia; y le dio parte de avisos oficiales y privados que habí­a recibido acerca de los actos que practican el general Quevedo y otros emigrados bolivianos, actualmente residentes en el sur del Perú, con el objeto de trastornar el orden en Bolivia, por medio de una revolución, que la presencia de éstos en el litoral del Perú es sobremanera azarosa a Bolivia; cuanto ellos propalan que esperan recursos de Chile para realizar el plan que se proponen: que Bolivia no podrá jamás acceder a las exigencias incalificables de Chile, pretendiendo ejercer actos de soberaní­a en territorio boliviano; y que es de temer que aprovechando el gobierno chileno de las revueltas que algunos malos bolivianos susciten, y abusando de su fuerza marítima, trate de apoderarse de alguna parte del litoral boliviano, para ejercer presión sobre su gobierno, protegiendo ya de un modo directo a los revolucionarios... "

Acta del Consejo de Ministros de 19 de noviembre de 1872 

Lima, consejo de Ministros

Lima, hoy hubo consejo de Ministros, presidido por el Presidente Manuel Prado, donde dio cuenta el Ministro de Relaciones Exteriores, de dos oficios del Encargado de Negocios de Bolivia, en que hace presente el mal estado en que se hallan los arreglos de esa república con la de Chile, "a consecuencia de negarse el ministro chileno a la entrega de las armas que el general boliviano Quintín Quevedo depositó en los buques de guerra de la marina chilena, cuando se asiló en ellos perseguido por las tropas del gobierno de Bolivia; y también por la intervención que pretende tener Chile en las aduanas de Antofagasta y Cobija, en el nombramiento de sus empleados, así como en la repartición de terrenos".
19/11/1872

25 de septiembre de 2012

El Ferrocarril set 72

"No hay antagonismos entre los intereses de Chile y Bolivia, ni hay entre Chile y Bolivia cuestiones provechosas de frontera. Esas cuestiones sólo existen entre el Perú y Bolivia. Es Bolivia quien puede ganar adquiriendo una parte del litoral peruano. Chile no necesita del litoral de nadie. 
He aquí­ la verdad. Por eso Bolivia ambiciona rectificar sus fronteras, debe ser nuestro aliado y no nuestro enemigo, en lugar de hacerse aliado del Perú y el enemigo de Chile, que nada gana ni nada pierde con que Bolivia tenga buenos o malos puertos, esté cerca o lejos del mar, para hacer sus exportaciones."

editorial de El Ferrocarril (Chile) en setiembre de 1872 

Diario La Patria set 72

"Chile ha comprendido que, cuando pasa el rí­o Paposo obra contra la estabilidad de Bolivia y la del Perú. La Legación que negoció el Tratado de Lí­mites (de 1866) con Melgarejo, dejó en el ánimo del Dictador boliviano el incesante conato de romper con el Perú. Melgarejo terminaba los accesos de la embriaguez, lanzando su bamboleante persona en campaña contra el Perú, en busca de aquella rectificación de fronteras que Chile aconseja a Bolivia, después de tomarle su territorio y sus tesoros. La erección de las dictaduras de Bolivia y el Perú, a cuya sombra medró en 1866, le han enseñado a homologar la guerra civil en ambos Estados. Las cruzadas partirán en adelante de Chile, sobre ambos focos; y el motor que deba cambiar la escena en Bolivia no entrará antes de cambiar la que le sea adversa el Perú... 
La escuela internacional que se ha levantado en Chile pretende que Bolivia, después de cederles los cinco grados de la costa de Atacama, se haga su aliada a fin de desmembrar las costas del Perú, y venga a ser Chile el único gigante del Pací­fico"" 

del diario La PATRIA (Perú) escrito por el boliviano Julio Méndez en setiembre de 1872

13 de septiembre de 2012

Carta de Benavente al presidente

Antes de anoche recibí­ un despacho del señor Bustillo que me informa lo ocurrido en Santiago, lamento que no hubiese cuidado de evitar el entredicho que sufre, para haber llevado ante la justicia de los tribunales, a los que hicieron una compañí­a criminal para habilitar a Quevedo, en la esperanza de volver dinero en lucro enorme, la sangre que éste debía derramar.  He contestado al plenipotenciario con la fuerza que prescribe el deber. Con patriotismo que elogio, reconoce  Bustillo que el conflicto se reduce a su persona, y agrega todo su cuidado para evitar que tenga repercusión en las relaciones de ambas repúblicas. Esto es más que digno: le honra en grado especial. 
Vuelvo a sentir que su comportamiento no esté de acuerdo con mis convicciones, y también siento que ya sea hombre apropiado para continuar en esa legación. Váyase Ud. fijando en otro, y que su gabinete estudie la cuestión de si debe promoverse o evitarse el reclamo relativo a la compañí­a que iba a especular con el tesoro de Bolivia, con la sangre de sus hijos y su tranquilidad. Ese será un reclamo de fuego, y como nos conviene más estrechar las relaciones con Chile y arreglar la cuestión pendiente, quizá es preferible seguir el consejo de Sancho: no meneallo 

Carta de Benavente al presidente boliviano, escrita en Lima, 13 de set de 1872.

10 de septiembre de 2012

Nota de Benavente al Presidente Boliviano

La carta al señor Echaurren es ofensiva para ambos. Para aquel, porque contiene acriminaciones. Para el plenipotenciario, porque la intemperancia con que la escribió, esta debajo de la altura de su elevado puesto. La nota al ministro de relaciones exteriores es descortés. Contiene reticencias de mal género y alusiones que requieren explicación. 
Así­ sucedió; pedidas esas explicaciones, el señor Bustillo calló seis dí­as, y esa nueva imprudencia dio lugar al aplazamiento que le fue dirigido; aplazamiento que él motivó con su silencio prolongado y lastimante para el gobierno, a quien dio derecho para pedirle las explicaciones pendientes. No puede, no debe, un plenipotenciario guardar silencio a su placer, cuando ofende al gobierno cerca del cual está acreditado, y puede menos guardarlo cuando el mismo crea la necesidad de que se le pidan explicaciones. 

Nota de Benavente al Presidente Boliviano, escrita en Lima el 10 de set de 1872

Nota de Benavente al Presidente Boliviano

Harto desagradable es lo que allí­ ha sucedido con nuestra Legación, y no digo con nuestras relaciones porque afortunadamente la indigestión diplomática de Santiago, está constituida por hechos que atañe sólo al señor Bustillo, sólo a él y a su nombre de negociador. 
Confieso a Ud., que el señor Bustillo dejó de ser atinado y prudente en su carta al señor Echaurren y en sus notas al gobierno chileno. Sea cual fuese su convicción personal, el señor Bustillo no estaba autorizado para escribir acriminaciones que hicieran necesaria la prueba, y en ningún evento pudo descender de la altura de su puesto, para ofender, ya al intendente de Valparaí­so, ya al gobierno mismo. 

¿Por qué fatalidad lo olvidó el señor Bustillo, escribió acriminaciones que no puede verificar, y que sólo debían traer por adición a la tentativa que Quevedo contra el orden público, inconveniencias a las relaciones internacionales

Nota de Benavente al Presidente Boliviano, escrita en Lima el 10 de set de 1872

31 de agosto de 2012

Carta Daniel Ruzo

"Con algunas reservas se habla en esta ciudad de que Chile y Bolivia se encuentran secretamente aliadas en contra del Perú. El objeto que se le atribuye es arrebatar a nuestra Patria el departamento de Moquegua, para que lo anexe Bolivia, quién, en pago del auxilio que recibiría, cederá a Chile el territorio de Mejillones que le pertenece, y que Chile codicia manifiestamente. 

Aunque este asunto es del todo extraño al encargo de la Comisión, los deberes del ciudadano celoso de la honra e integridad de mi patria me exigen confirmar, los avisos que sobre el particular reciba por otros conductos el Supremo Gobierno. 

Los periódicos europeos que más se ocupan de las repúblicas sud americanas, aseguran constantemente que hay mala inteligencia entre ambas repúblicas. La verdad es que se construyen actualmente para Chile, en los astilleros de Europa, dos fragatas blindadas, y que la Comisión de marinos chilenos encargados de esa obra, no se expresan en términos muy amistosos respecto al Perú. El simple hecho de que Chile, país que no cuenta con recursos fiscales, emprenda la construcción de dos fragatas blindadas, es por sí­ solo muy significativo; y envuelve una amenaza contra el salitre de Tarapacá"

Carta de Daniel Ruzo, delegado fiscal en Londres, recibida el 31 de agosto de 1872.

28 de agosto de 2012

Nota a ministro

Usted  sabe que la cuestión de límites entre Bolivia y Chile no ha llegado aún a arreglarse y presenta serias dificultades para su solución. En tanto que aquella República, apenas salida de una terrible crisis revolucionaria, ha estado ocupada en su organización interna, Chile se ha contraído a preparar sus elementos de guerra y fuerza naval, cuando no tenía motivo ninguno especial que la aconsejara precaverse de enemigos exteriores. No es arriesgado suponer que tales preparativos hayan tenido una mira hostil y agresiva, cuando no se explican por la necesidad de la defensa.
El Gobierno del Perú, en vista de estos antecedentes, y ante la gravedad de los sucesos apuntados, no puede permanecer espectador e indiferente. La situación que se viene creando en el litoral boliviano, es harto grave, y es necesario que la bandera del Perú esté allí representada. se ha dispuesto que el Huáscar y el Chalaco zarpen para el sur...

Nota dirigida al Ministro del Perú en Chile fechada en Lima, 28 de agosto de 1872 

Nota a ministro

De poco tiempo a esta parte ha cundido cierta alarma en este paí­s, con motivo de los armamentos que, según se sabe, está haciendo el gobierno de Chile, y especialmente por la compra de dos buques blindados de gran poder, que los agentes chilenos han mandado construir con cierta reserva en Inglaterra. Esa alarma ha crecido últimamente con la noticia de la llegada del general don Quintí­n Quevedo y su cruzada al litoral boliviano, y en cuya expedición se atribuye cierta ingerencia al gobierno de Chile. 

Después de estos hechos se ha sabido con extraordinaria sorpresa que la escuadra chilena se habí­a presentado en Mejillones y Tocopilla casi al mismo tiempo que don Quintí­n Quevedo desembarcaba en las costas de Bolivia. Las sospechas acerca de la injerencia de Chile, han venido a robustecerse más todaví­a......"

Nota dirigida al Ministro del Perú en Chile fechada en Lima, 28 de agosto de 1872 

26 de agosto de 2012

Nota de Ibañez a Bustillo

La devolución que ha hecho V.S. de mi nota de ayer constituye por sí sola una ofensa tanto más grave cuanto que es tanto más inmotivada. Mi gobierno no podí­a permanecer bajo la presión de las insinuaciones vagas, pero injuriosas, de V.S., sin exigirle prontas y categóricas explicaciones. Pero V.S. no solo desdeñó dar esas explicaciones sino que ni siquiera tuvo la cortesí­a de enviarme un simple acuse de recibo. V.S. me colocó en la imprescindible necesidad de fijarle un plazo para que explique su conducta, y en vez de corresponder como debiera a la benevolencia que se habí­a empleado, al ultraje ya inferido ha agregado el gravísimo de devolver mi aludida comunicación. 

Tal conducta de parte de V.S. hace ya imposible toda relación entre V.S. y mi gobierno, pues, la devolución de mi nota importa la ruptura de las relaciones que hasta ahora me he esforzado en cultivar con esmerado solicitud. En consecuencia S.E. el Presidente me encarga declarar a V.S. que desde hoy no será admitidas las comunicaciones de V.S. le dirija, y que se darán a nuestro ministro plenipotenciario en Bolivia las intrucciones necesarias para exigir el retiro de V.S. en justo y merecido desagravio de las ofensas que V.S. ha hecho al gobierno y al país que le brindaron cordial hospitalidad. 

Nota de Adolfo Ibañez fechado el 26 de agosto de 1872 a Rafael Bustillo

24 de agosto de 2012

Nota de Ibañez a Bustilo

En la nota que dirigí­ a esa Legación el 16 del que rige, en contestación a la de V.S. del 14 del mismo, referente a la explicación del vapor Paquete de los Vilos, exigí de V.S. una pronta y categórica explicación de las vagas insinuaciones en ella contenidas, y hasta ahora no he recibido ni la contestación que era de esperar ni un simple acuse de recibo. 

En consecuencia, me veo en el caso de hacer presente a V.S. que si las explicaciones tan justamente exigidas no llegan a este Ministerio dentro del plazo de 48 horas que me encuentro en la necesidad de fijar, mi gobierno creerá que V.S. rehúsa darlas, quedando por lo mismo en plena libertad para proceder de la manera que lo considere conveniente.

Nota de Adolfo Ibañez fechado el 24 de agosto de 1872 a Rafael Bustillo

16 de agosto de 2012

Nota de Ibañez

hállome en el caso de pedir a V.E. una pronta y categórica explicación de las vagas y genéricas insinuaciones que contiene su nota que espero que tratándose de tan grave asunto, no la retardará por un sólo dí­a. Nada de indeterminado, nada de incierto me es lí­cito aceptar en cuestiones de tanta magnitud y trascendencia. ¿Quienes son los que están acá, bajo la alta jurisdicción de mi gobierno? ¿Quienes son aquellos a los que el dedo de la conciencia publica señala como infames y sanguinarios traficantes motivados sólo por vil codicia? 

Y si V.E., desentendiéndose del deber que su cargo le impone y echado en el olvido las prescripciones de los principios fundamentales de toda sociedad, se niega a esta necesaria e indeclinable exigencia o dilata su contestación mas allá del término que la prudencia y deber le indican, mi gobierno quedará en plena libertad para apreciar como crea conveniente las ideas emitidas por V.E. y proceder de la manera que su deber y su decoro le ordenen. 

Respuesta de Adolfo Ibañez fechado el 16 de agosto de 1872 a Rafael Bustillo 

14 de agosto de 2012

Nota de Rafael Bustillo

séame permitido interrumpir el silencio y alejamiento del señor Adolfo Ibañez, Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, para preguntarle respetuosamente: ¿Cuáles son las medidas que el Excmo. Gobierno se ha servido dictar para hacer efectiva la responsabilidad de los que han tomado parte en aquella notoria violación de la neutralidad de Chile en perjuicio de Bolivia?... 
Las consecuencias desastrosas de ese crimen se desencadenan a estas horas en Bolivia... no lo dude el Excmo. Gobierno de Chile: el pueblo boliviano conflagrado sabrá atajar la obra de ruina y escarmentar a los instrumentos de esa obra. 
Entre tanto, los inmediatos promotores y encubridores del crimen están acá, bajo la alta jurisdicción del Excmo. Gobierno de Chile. La conciencia pública señala con el dedo el tráfico infame y sangriento que movió su codicia a pertrechar y armar en guerra contra Bolivia el jefe del bando que la misma diplomacia chilena acaba de execrar ante el mundo con documentos irrefragables. 
Tamaño agravio y tan impudente granjerí­a reclama en este paí­s de orden y moralidad una ejemplar reparación".

Nota firmada en Santiago, agosto 14 de 1872, de Rafael Bustillo a Adolfo Ibañez,

12 de agosto de 2012

Carta de Ibañez a ministro boliviano

realizado ya el movimiento, no es lí­cito a mi gobierno inmiscuirse en los asuntos internos de una nación soberana, y por lo tanto su misión debe limitarse a permanecer neutral, procurando impedir los excesos a que las malas pasiones pudieran entregarse con daño manifiesto de nuestros nacionales y de sus intereses. Con este fin he dispuesto que dos buques de nuestra marina de guerra zarpen en el acto de Valparaí­so y se dirijan a los puertos de ese litoral donde observarán la única conducta que nos es dado seguir. 
Aparte de este encargo hago a U.S. el muy especial e importante de procurar el que nuestros nacionales no tomen parte alguna en el movimiento revolucionario, amonestándoles primero y apercibiéndolos enseguida de que si observan una conducta contraria, mi gobierno se verí­a en el doloroso pero imprescindible deber de dejarlos abandonados a su propia suerte y expuestos  a los fatales resultados. 

Carta de Ibañez a ministro boliviano, fechada el 12 de Agosto de 1872

Carta de Ibañez a ministro boliviano

Mi Gobierno ha sido dolorosamente sorprendido con la noticia que nos ha traído el último correo, de que un movimiento revolucionario, iniciado y llevado a cabo en el litoral boliviano por don Quintí­n Quevedo, ha ido a trastornar el orden establecido en aquella parte de la República, donde existen valiosos intereses chilenos, y donde convenía que la tranquilidad pública nunca fuese alterada, a fin de que a su sombra se desarrollase y propendiese la riqueza que allí­ se ha descubierto mediante el esfuerzo y trabajo perseverante de nuestros nacionales y lamento tanto más este suceso cuanto se ha organizado en nuestros puertos y por emigrados bolivianos la expedición que ha ido a sorprender a las autoridades de ese litoral, sin que haya sido posible evitarlo y estorbarlo, no obstante la severa vigilancia desplegada por mi gobierno. 


Carta de Ibañez a ministro boliviano, fechada el 12 de Agosto de 1872

Carta de Bustillo a Echaurren

“Bolivia es una nación muy infortunada; se la puede compadecer, pero no merece que se burlen de ella en sus sufrimientos. Al terminar esta carta, siento un verdadero dolor viendo el nombre del señor Echaurren, que fue respetable para mí, mezclado a una conspiración para restablecer en Bolivia el melgarejismo, condenado por Dios y los hombres, conspiración que es, a la vez, un negocio mercantil de una compañía cuyo gerente y principales accionistas son ya bien conocidos”.

Carta de Bustillo al intendente de Valparaíso, don Francisco Echaurren Huidobro el 12 de agosto de 1872.