Páginas

6 de septiembre de 2013

Carta de Ministro RREE

La unión política que conviene a Bolivia es definir cuanto antes su situación con Chile. Prolongar el estado actual de cosas es perder el litoral boliviano o consentir en que se explote en común para que más tarde Chile se lo anexe. La consecuencia de esto sería un grave peligro para nosotros, no de perder Tarapacá y Arica, porque creo que primero sucumbiríamos todos los peruanos antes de consentir en ello, pero si de temer que sostener una guerra, convirtiéndose entonces Bolivia en aliada de Chile. Este temor me ha preocupado hace tiempo y es el que me ha guíado en las negociaciones, hasta llegar al tratado de febrero...

Carta del Ministro de RREE peruano José de la Riva Agüero dirigida al embajador peruano en La Paz, escrita en setiembre de 1873

6 de febrero de 2013

Tratado Alianza Defensiva

Entre las últimas cláusulas, los negociadores han decidido: No conceder ni aceptar protectorado que menoscabe su soberanía, y no ceder ni enajenar, parte alguna de sus territorios, excepto en casos de demarcación de límites. A no concluir tratados de límites o de otros arreglos territoriales, sin consentimiento previo de la otra parte contratante. Y solicitarán, cuando lo declaren oportuno, la adhesión de otros estados americanos al tratado de alianza defensiva. 
 Además se ha agregado un artículo adicional:  "El presente tratado de alianza defensiva entre Bolivia y el Perú, se conservará secreto mientras las dos altas partes contratantes de común acuerdo no estimen necesaria su publicación."
6/02/1873

Tratado Alianza Defensiva

Asimismo establece entre otros asuntos:
Declarado el casus foederis se comprometen a cortar relaciones con el Estado ofensor; dar pasaportes a sus diplomáticos, cancelar las patentes de los agentes consulares, prohibir la exportación de sus productos y cerrar los puertos a sus naves. Nombrar plenipotenciarios para determinar los subsidios, contingentes de fuerzas terrestres y marítimas, o auxilios de cualquier clase; la manera como las fuerzas deben obrar y realizarse los auxilios, y todo lo que convenga para el mejor éxito de la defensa. 
La parte ofendida no podrá celebrar convenio de paz, de tregua o de armisticio, sin la concurrencia del aliado que haya tomado parte en la guerra. Emplear todos los medios conciliatorios para evitar un rompimiento o para terminar la guerra. 
6/02/1873

Tratado Alianza Defensiva

En Lima, las Repúblicas de Bolivia y Perú, deseosas de estrechar de una manera solemne los vínculos que los unen, aumentando así su fuerza y garantizándose recíprocamente ciertos derechos, firman un Tratado de Alianza defensiva; luego de varias negociaciones entre don Juan de la Cruz Benavente, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia, y don José de la Riva Agüero, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, han acordado lo siguiente:
Unirse para garantizar mutuamente su independencia, su soberanía e integridad de sus territorios, obligándose  a defenderse de toda agresión exterior, sea de Estado independiente, o de una fuerza sin bandera.
La Alianza se hará efectiva para conservar estos derechos, y en casos de ofensa que consistan en: privarles de una porción de territorio, para apropiarse su dominio o cederlo, someterlas a protectorado, venta o cesión de territorio, o establecer cualquier superioridad, derecho o preeminencia que menoscabe u ofenda el ejercicio de su soberanía o independencia, variar o anular la forma del gobierno, la constitución política o las leyes.
Se establece el derecho de decidir si la ofensa recibida por la otra está comprendida entre las designadas.
6/02/1873

20 de enero de 2013

oficio Riva Agüero a Benavente

Concédase el permiso que solicita para la introducción por la ví­a de Arica, del armamento y municiones que el Gobierno de Chile ha puesto a la disposición del de Bolivia. En consecuencia, háganse las prevenciones necesarias al Ministro de Hacienda para su cumplimiento y al Prefecto de Moquegua, para que haga custodiar con una fuerza competente, hasta la frontera de Bolivia; quedando a cargo de ésta los gastos de la traslación. 

Respuesta de Riva Agüero al ministro Benavente, fechado en Lima, 20 de enero de 1873

Oficio de Benavente a Riva Agüero

El Gobierno de Chile ha puesto a disposición del de Bolivia el armamento y munición con que los expedicionarios, mandados por el General Quevedo, invadieron el litoral boliviano. Mi Gobierno ha resuelto, que esas armas y municiones se traigan a Bolivia por la ví­a de Arica y me previene solicitar el necesario permiso para el efecto, así­ como una escolta hasta la frontera que custodie esos artí­culos de guerra, cuya determinación se hará por el Cónsul General en Tacna. 

El respetable Gobierno de V.E., espero que sepa estimar la necesidad de que el armamento vaya custodiado y que, si no creyese oportuno que una pequeña partida peruana lo acompañe, se sirva permitir que una boliviana se interne hasta el punto de Palca, que está a diez leguas de Tacna. 

Oficio del Ministro boliviano Benavente al ministro peruano Riva Agüero, escrito en Lima, 20 enero de 1873